Vocera Juvenil

Seguridad en uno mismo

 Autoconfianza-561x374-300x300

Hoy no vengo a echarte un rollo de esos mareadores que según “inspiran” y alientan para confiar en uno mismo; vengo con un nuevo propósito y a contarte alguna experiencia que me hace reflexionar inmensamente en ese tema.

Pues bien, hace muchos años y en verdad muchos yo estaba en el kinder, me encontraba como toda niña feliz a esa edad pintando un dibujo que nos había dejado la maestra, cuando la profesora reviso nuestro trabajo se quedó mirando muy sospechosamente el mío con cara de what? Y con un poco de desprecio, después soltó un comentario en frente de todo el grupo diciendo que mi dibujo estaba mal hecho y que era feo, en ese momento sentí la mirada de todas mis compañeras y salí al baño a llorar pues la maestra me había herido y había despreciado el dibujo que con tanto empeño había realizado. Para resumir esto, no quise volver a dibujar nada el resto del ciclo escolar ya que me sentía insegura y con un miedo enorme de volver a fracasar ante los ojos de la maestra; agradecí que finalmente el ciclo escolar concluyera y prometí a mí misma esforzarme mucho para no volver a sufrir ninguna humillación. Sé que seguro morirste de risa con mi anécdota o quizás te identificaste, pero a lo que voy es a que esa maestra destruyó mis expectativas –  que gracias a Dios las recuperé-, pero así como este ejemplo tan “tonto”, situaciones similares suelen pasarnos en nuestra vida cotidiana.

La seguridad en uno mismo yo le definiría como la capacidad de defenderse de forma honesta y respetuosa, porque claro que tampoco se vale que alguien te diga un comentario en buena onda y lo interpretes como una agresión. A lo que quiero llegar es que no debes nunca perder el confiar en ti, en creer y esperar en ti, saber que puedes lograrlo, porque aunque lo sientas como irónico el propio éxito de alguien es cuando comienza a aplaudirse, felicitarse y a creerse capaz de realizar eso y más.

Quizás, cuando era pequeña mi meta era hacer un dibujo y por un comentario tan agresivo como lo fue de la maestra dejé mis sueños al no querer dibujar ni una vez más, me dejé llevar por su percepción y gustos y olvidé lo más importante: mi pensamiento y la seguridad de mis sueños.

Créeme que sé lo difícil que es no escuchar los malos comentarios de los demás que ponen en duda nuestra voluntad, ganas y deseos de querer hacer las cosas, pero en verdad no estamos aquí para ser lo que los demás quieren, sino más bien para demostrarnos a nosotros mismos lo lejos que podemos llegar, porque de eso se trata, de superarse a uno mismo.

Las personas que confían en sí mismos creen en sus habilidades, sienten que tienen control sobre sus vidas y creen que son capaces de hacer lo que planean y esperan, es por eso que muchas veces hay que tener un tipo de “piel de elefante”, es decir que todo se resbale. La falta de confianza en uno mismo no necesariamente se relaciona con falta de habilidad. Más bien, es el resultado de centrarse en expectativas poco realistas y en los estándares de los demás.

Hoy te invito a ver un espejo, y ahí encontrarás a la persona más maravillosa y a la que más debes amar, es a ella a la que debes rendirle cuentas y asegurarle que serás mejor para ella.

Por: Nashla Aguilar
Vocera Juvenil

La exigencia del mundo

autoestima

¿Alguna vez te has sentido presionado por ser aceptado dentro de tu grupo de amigos, has cambiado de opinión para encajar dentro de tu entorno o las opiniones de tus amigos han influenciado las elecciones que tomas?

Las personas que se encuentran a nuestro alrededor influyen en nuestra manera de ser, incluso sin darnos cuenta, pues los seres humanos tendemos a imitar los comportamientos de otros; además de que tenemos la necesidad natural de pertenecer a un grupo.

La vida en sociedad se ha vuelto más demandante que nunca ya que hoy se exige ser de una forma concreta para poder pertenecer. Al vivir en sociedad existen ciertas reglas que van marcando lo que debe y lo que no debe ser, sin embargo, alguna vez te has tomado el tiempo para pensar: ¿qué es lo que quieres tú?

Zapatos, tallas, ropa, cabello, gustos, comida, amistades, música, aparatos, coches, bebidas etc ahora resultan ser cuestiones que deben ser autorizadas por los demás. El hecho de hoy tener un gusto tiene que ser primero aprobado por alguien más; nos hemos vuelto esclavos de lo que los demás esperan de nosotros sin frenarnos a buscar lo que realmente nos llena. Somos seres inseguros porque la misma sociedad nos crea esos miedos existenciales que nos quitan las ganas de innovar y crear, tenemos miedo de ser rechazados y quedarnos solos por ser esos “raros” que no concuerdan con lo que esta aceptado.

Pero la realidad es que nadie deberíamos influir sobre alguien de forma negativa; sí, sí entiendo y afirmo que todos tenemos que vivir en una sociedad y como tal comprendernos y llegar a puntos claros para formar la sana convivencia pero, qué hay de no aceptar a alguien por ser raro, según nuestra perspectiva, dónde está escrito que esa persona no goza de buenos gustos y no es normal.

Todos estos prejuicios van creando un ambiente hostil y tenso al sentir una necesidad de que nuestros pensamientos y gustos pasen por una especie de revisión social, para así estar seguros de lo que en un principio pensamos o nos gusto.

Y ahora que leas esto, espero no me tires a loca y pienses que jamás te ha pasado porque aunque haya sido una vez o dos bastan para entrar en un círculo vicioso de total dependencia del otro.

Hoy te invito a algo increíble y fuera de lo común, te invito a ser tú, a soltar a ese alguien que quiere expresarse o usar una blusa al revés; no dejes que los prejuicios opaquen esos gustos o sentimientos, pero también al igual que dejarás salir a ese alguien, sé capaz de tolerar, respetar y contribuir con la imagen, comentario y gustos de los demás.

Estoy convencida de que un ambiente feliz ayuda a estar de buenas y es un sostén para sentir ganas de querer hablar y expresarse de acuerdo con la esencia más profunda de cada uno.

Las exigencias del mundo pueden ser muy poderosas y difíciles de resistir, pueden presionar o influenciarnos a hacer algo solamente porque las otras personas lo están haciendo. Por eso yo te invito a confiar en tus ideales y creerte capaz de poseer ideas bastante buenas; las exigencias del mundo no pueden definir lo grandioso que eres, por eso nunca detengas tus ganas de decir o hacer por miedo a no pertenecer, acuérdate que para ser aceptado o querido por los demás, primero debes amarte y quererte a ti mismo.

Tips:

*Sé tú mismo.
*No pretendas, tarde o temprano todo se sabe
*Ama a tu persona tanto como quieras que te amen
*Nunca menosprecies tu capacidad
*Confía en los comentarios que te ayuden a brillar no los que te opacan y te hacen sentir mal
*Rodéate de gente positiva
*Respeta las ideas ajenas
*Confía en lo que crees
*No determines la vida de alguien más
*Integra tus ideas con las de alguien más


Por: Nashla Aguilar
        Vocera Juvenil