Cultura de Paz

Cultura y Educación por la Paz

El pasado sábado 20 de febrero de 2016 tuvimos la segunda capacitación presencial del Programa de Prevención e Intervención de la Agresión Escolar. “Por una Cultura y Educación por la Paz”.

Durante la sesión contamos con la presencia del Licenciado Javier Sánchez Ramírez, quien profundizó en la tipología de la violencia. La cita fue en las instalaciones del CecyTec ubicado en el municipio de Pachuca de Soto, Hidalgo. Ahí, se reunieron los representantes de las 20 escuelas participantes del proyecto.

Anuncios

Inicia el “Programa de prevención e intervención contra la agresión escolar. Por una Educación y una Cultura de Paz”

El pasado 23 de enero dio inicio el “Programa de prevención e intervención contra la
CP_MARCO1agresión escolar. Por una Educación y una Cultura de Paz” en Pachuca de Soto, Hidalgo.

Apegado a los objetivos del gobierno de Pachuca de Soto, sobre “reducir la vulnerabilidad ante la violencia de las poblaciones de atención prioritaria”, este programa busca desarrollar con las comunidades educativas y los comités escolares de prevención e intervención, propuestas de prevención e intervención de la agresión escolar, dirigida al uso de estrategias psicosociales, que permitan promover habilidades para mejorar la convivencia en los centros educativos.

El “Programa de prevención e intervención contra la agresión escolar. Por una Educación y una Cultura de Paz” se llevará a cabo por medio de capacitaciones presenciales, visitas de acompañamiento, y asesoría en línea para los comités escolares de prevención e intervención.

Durante el ciclo escolar 2015 – 2016, trabajaremos con tres docentes por institución educativa, quienes conformarán el comité escolar. Por medio de este programa estaremos capacitando a un total de 20 escueCP_MARCO4.jpglas y 60 docentes de 4º, 5º y 6º de primaria.

Los profesores mostraron gran interés y apertura sobre los temas que se abordarán en el programa.
Durante la primera capacitación presencial, se explicó el encuadre del proceso que se llevará a cabo en los próximos meses, se realizó a los docentes una evaluación sobre los temas que se abordarán, y se habló sobre el modelo de intervención.

A partir de este programa, los docentes podrán estar mejor capacitados para alinearse y profundizar en materia del Programa Nacional de Convivencia Escolar, así como al marco local de convivencia. Además se les dotará de nuevas herramientas abordar y enriquecer las acciones para una convivencia escolar deseada.

PROMOVAMOS LA CULTURA DE PAZ

En este mes de conmemoración y de tributo a la paz mundial, aprovechamos estos espacios para prepararnos para una completa promoción de la cultura de Paz en México.

¿Qué es la cultura de paz? es un conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto a los demás seres humanos, a la vida y al planeta. Es una cultura que tiene como prioridad a los derechos humanos y promueve la ausencia a la violencia y valores como libertad, tolerancia, justicia y solidaridad. Se espera que dichos comportamientos y actitudes, estén en activo en todas las naciones y en los pueblos, para evitar confrontaciones y beneficien a los seres humanos y al planeta en general.

Esta cultura es importante adquirirla desde una educación primaria, ya sea en casa o en la escuela. Si desde pequeño, se aprende a llevar una vida que promueva la paz y que tenga en cuenta esta cultura, se puede partir de valores como la solidaridad y el respeto tanto entre alumnos como entre adultos y alumnos y que dichas formas se contagien entre familias. Los adultos son el ejemplo de los pequeños, por eso se debe practicar esto desde los mismos padres de familia o los que tienen constante práctica docente que sirvan como espejo y ejemplo para los infantes.

Se debe tener en cuenta, que los sistemas educativos forman parte de la sociedad también, por tanto, suelen ser un reflejo de lo que ocurre a nivel político y económico. De cierto modo, están impregnados de la esfera social que no mantiene en su totalidad una cultura ideal de paz. Desde los años treinta, María Montessori confesó que existía una preocupación en las escuelas con temas relacionados a la paz. “La educación es la mejor arma para la paz.” Es decir, no sólo se trata de que exista la paz dentro de las escuelas, sino que en éstas mismas se debe germinar una nueva sociedad que promueva una cultura con valores y comportamientos que promuevan este estado.

En 1997, la Asamblea General de la ONU proclamó que el año 2000 sería el año de la Cultura de Paz. Para conmemorar dicho año, un grupo de personas ganadoras de Premios Nobel, redactó un manifiesto que contiene principios para que todo ciudadano conozca y se comprometa a reflejarlos en su vida diaria para un mejor mundo. Estos son:

– Respetar la vida y la dignidad de cada persona, sin discriminación ni perjuicios;

– Practicar la no violencia activa, rechazando la violencia en todas sus formas: física, sexual, psicológica, económica y social, en particular hacia los más débiles y vulnerables, como los niños y los adolescentes;

– Compartir el tiempo y los recursos materiales, cultivando la generosidad a fin de terminar con la exclusión, la injusticia y la opresión política y económica;

– Defender la libertad de expresión y la diversidad cultural, privilegiando siempre la escucha y el diálogo, sin ceder al fanatismo, la maledicencia y el rechazo del prójimo;

– Conservar el planeta, promoviendo un consumo responsable y un modo de desarrollo que tenga en cuenta la importancia de todas las formas de vida y el equilibrio de los recursos naturales;

– Redescubrir la solidaridad, contribuyendo al desarrollo de la comunidad, propiciando la plena participación de las mujeres y el respeto de los principios democráticos, con el fin de crear juntos nuevas formas de solidaridad.

El cumplimiento de estos principios, no significa que ya esté establecida una Cultura de Paz en su totalidad, sin embargo, son un primer paso para comenzar el cambio que buscamos. Hay que promover constantemente estos valores y prácticas en cada una de las actividades que tengamos durante nuestra vida cotidiana. Recordemos que el cambio es complicado y se empieza de lo particular a lo general, pero es aún más complicado mantenerlo y promoverlo constantemente. Seamos el ejemplo para los pequeños, que ellos formarán el mañana de nuestra sociedad.

Por: Fernanda González del Castillo