Bulliyng

Antibullying Zero vuelve a Pachuca

Durante el ciclo escolar 2014-2015 se llevó a cabo la certificación del programa Antibullying Zero en el municipio de Pachuca de Soto, Hidalgo. En la capacitación participaron cerca de 20 escuelas de diferentes niveles como preescolar, primaria, secundaria y bachillerato.

Zero_Pachuca27_LibertadoresEl año pasado, el programa logró impactar a de manera directa a 1,600 alumnos, y de manera indirecta a 6,988. Debido a estos números y a los resultados positivos que experimentaron las escuelas participantes, este año hemos creado una nueva alianza con las instituciones municipales para seguir atendiendo y previniendo este problema.

En el transcurso del presente ciclo escolar se realizará la certificación de otras 20 escuelas en Pachuca de Soto, con el fin de capacitar a más instituciones educativas, crear espacios de convivencia más sanos y mantener el seguimiento del trabajo realizado anteriormente.

Con base en la respuesta que se tuvo el año pasado, el compromiso y la participación de los docentes de Pachuca, estamos convencidos de que éste será un ciclo de nuevos logros. ¡Juntos contra el bullying!

Anuncios

El par de zapatos ajeno

La sociedad ha perdido el par de zapatos ajeno, ese que embona en los pies de la otredad. No se sabe dónde han quedado o en qué momento se extraviaron; el hecho es que no están. Los niños no los conocen, es una pena que un niño no entienda de empatía, de respeto, de tolerancia.

En el curso de este año los casos de bullying se han potencializado y llegado a extremos que han terminado incluso en la muerte de algún menor. Sobra decir lo relevante, lo terrible y lo alarmante de esta situación, sin embargo es sorprende que haya quienes aleguen que no se trata de casos de bullying sino de un juego.

Lo que comenzó como un concepto de moda, poco a poco se ha ido transformando en una oleada de violencia escolar. Los límites entre el juego, bromas y bullying se han ido diluyendo hasta el punto en que no se identifica la diferencia de unos y otros.

Resulta fundamental reconocer la existencia del acoso escolar, para poder combatir y prevenirlo. Es evidente que urgen medidas, pero no basta sólo con estar alerta en la escuela, se necesitan retomar los valores tanto en las instituciones académicas como en la familia. Hay que reforzar el respeto, la tolerancia y la empatía en el entorno del niño.

En este momento las autoridades están prestando atención a las medidas que se deben tomar para erradicarlo, se han propuesto campañas antibullying, leyes y condenas, pero dónde está el impulso a los valores. Más allá de de los efectos inmediatos del acoso escolar valdría la pena preguntarse: ¿Qué es lo que hay de fondo en el bullying? ¿Qué es lo que está reflejando de la misma sociedad? Los invito a reflexionar al respecto.

Particularmente me llama la atención la falta de desensibilización a la que nos enfrentamos como país. Recordemos que el mejor maestro es el ejemplo: si los alumnos no empatizan unos con otros, si prefieren solapar que otro de sus compañeros sea víctima de bullying, o si disfrutan ridiculizar a sus pares, dónde queda la empatía y el respeto y qué estamos haciendo como adultos para propiciar o evitar esta situación.

 

Imagen

Lic. Patricia Martínez

Coordinadora de Comunicación