Reflexión

Violencia de género en México: alarmante

La violencia de género es un problema real y alarmante en México. Primero que nada, tenemos que entender que la violencia de género es cualquier forma de discriminación por el hecho de ser hombre o mujer. Puede haber violencia del género femenino al masculino y viceversa. Sin embargo, en el país hay casos exuberantes de violencia específicamente en contra de la mujer. En seguida se presentan datos duros y concretos que reflejan esta realidad.

todos_sinfondoActualmente 47 de cada 100 mujeres de 15 años en adelante que tienen o han tenido pareja, han vivido situaciones de violencia emocional, económica, física o sexual durante su actual o última relación. Si lo analizamos fríamente, estamos hablando de que casi la mitad del total de mujeres mexicanas, mayores de 15 años han sido agredidas por su pareja. Por otro lado,  30% del género femenino deja su desarrollo profesional y educativo por una pareja, esto se debe en gran medida por la falta de oportunidades en el país.

Desde la etapa del noviazgo, hay conductas que expresan claramente violencia hacia alguno de los dos géneros. Se sabe que 15.5% de las mexicanas entre 15 y 24 años que tienen novio han sido víctimas de violencia. El Instituto Mexicano de la Juventud ha elaborado encuestas nacionales de violencia en relaciones de noviazgo, las cuales arrojaron como resultado que la figura de poder de la mujer se ha acrecentado tanto a partir de movimientos feministas, y que los hombres también han sido víctimas (sobre todo de violencia psicológica) por parte de algunas mujeres.

Éste es un dato importantísimo cuando hablamos de violencia de género, pues en México se suele pensar que el término se refiere estrictamente a la violencia ejercida en contra de la mujer. La violencia de género se debe prevenir para que ambos géneros sean valorados como tal. Fomentemos la equidad de género, la cual dicta que todos tenemos derecho a mismas oportunidades que se ofrecen en el país.

Por: Fernanda González del Castillo.

Anuncios

Cómo influye la familia en los hijos

Para entender a un pequeño, es necesario analizar todo lo que influye en su desarrollo como persona. Todas las esferas sociales que rodean a un niño influyen en diferentes aspectos como su personalidad, valores, conductas, etc. ¿Qué grupo social es el qué más influye en un pequeño? La familia definitivamente. Aunque éste pase mucho de su tiempo en la escuela o en las actividades extracurriculares, la familia es la esfera social más influyente en la vida de los hijos. Analicémoslo más a fondo.

adopcionfundacionmicasaEn un niño, la familia es parte básica en su desarrollo. Por lo general, la familia es el primer núcleo en el que los seres humanos nos desarrollamos e interactuamos. Es en éste núcleo en el que los pilares que son los padres forman los cimientos de la educación y personalidad de cada uno de sus hijos.

La familia es el grupo social con características únicas y con funciones muy importantes hacia dentro y con la sociedad. Los puntos que se desarrollan en un niño con en la esfera familiar son: la propia imagen o la autoestima, transmisión de valores y cultura, desarrollo de la personalidad y el desarollo emocional.

Comencemos por la imagen propia. El marco donde uno va creando la visión de sí mismo es en la familia, ahí se va estableciendo la valoración ya sea negativa o positiva. Es importante los padres puedan fomentar un ambiente que propicie que los hijos puedan lograr generar una autoestima alta. Muy relacionado con esto está el desarrollo de la personalidad. Como los miembros de la familia son el primer contacto que tienen los pequeños, estos van formando las reacciones, actitudes, conductas, estilos de comportamiento determinado que van a marcarlo para su vida adulta. En ocasiones, los padres suelen resaltar los errores que se cometen de pequeño y sus reacciones los marcan de gran manera. Lo mismo pasa con los regaños, cuando los hijos se equivocan por más de una vez. Los expertos recomiendan que se establezca un diálogo pues el utilizar frases como ‘estás mal’ o ‘no sabes hacerlo’ afecta a la perspectiva que tienen de ellos mismos.

como-manejar-costo-tener-familiaLa transmisión de valores y cultura se da por primera vez en el seno familiar, dependiendo de la escala de éstos para los pilares de ésta. Los principios de los padres son la base de la socialización del niño hacia afuera, por supuesto con sus correspondientes costumbres y tradiciones. Los hijos aprenden con el ejemplo y el ver a sus papás actuar de cierta manera conforme a sus ideales, es algo que ellos mismo adquieren a través de la observación y que a partir de ella le dan valor propio en su vida. Por ejemplo, la pasión por algún deporte, la profesión, la religión, el trato a las personas, las maneras de actuar, etc. El desarrollo emocional, por último, se da con el apoyo seguro de experimentar e ir aprendiendo a ser persona. El apego y los vínculos emocionales padres e hijos son elementales para que se asegure el bienestar psicológico y emocional del niño. Los padres deben saber que el estar para sus niños en momentos críticos es determinante en sus vidas. Sentir el apoyo en situaciones que para ellos significa mucho, es una forma de apegarse y de generar un desarrollo emocional positivo, al mismo tiempo que evita crear inseguridades en ellos. Si los padres no permiten que su hijo se separe de vez en cuando para estar en la escuela o en la familia de algún compañero; resulta más difícil, para ambas partes, el proceso de separación, necesario para que los peques poco a poco se conviertan en personas autónomas e independientes.

Podemos definir la familia como un grupo de personas unidas por un parentesco, que proporciona a sus integrantes protección, seguridad, afecto y apoyo emocional. Tomando todo lo que influyen los miembros de la familia en un hijo, debemos estar conscientes de que cada una de las decisiones y actitudes que se tomen dentro de este grupo social deben ser bien estructuradas, pensadas y ejecutadas sabiendo de por medio que le afecta de gran manera a todas las partes involucradas en el seno familiar.

Por: Fernanda González del Castillo

Un ambiente positivo en casa siempre beneficia

Si alguna vez te has preguntado qué tanto influye lo que ocurre en casa tanto con nuestro humor o situación emocional como con el de los hijos, la respuesta es: más de lo que nos imaginamos. El ambiente familiar SIEMPRE influye de manera decisiva en nuestra personalidad. Para empezar, los valores que tenemos como personas se adquieren en casa.

Para entender un poco más de qué va el ambiente familiar y a que se refieren cuando se habla de él, en seguida se define. Se conoce al ambiente en una familia como al conjunto de relaciones que se establecen entre los miembros de ella, siempre y cuando se comparta el mismo espacio. Entonces, partiendo de esta definición, sin relaciones entre los miembros, no hay un ambiente como tal. Cualquier relación que haya en una familia, afecta directamente al resto de los miembros. Relación padre-madre, madre-hijos, padre-hijos, hijo-hijo. Solamente hay dos tipos de ambientes: positivo y negativo.

Existe un conjunto de elementos que ayudan a que el ambiente familiar influya de manera correcta en los niños. Estos son: amor, autoridad participativa, intención de servicio, trato positivo y tiempo de convivencia.

oracion-por-los-hijos1. Amor: Es necesario que los padres demuestren y sean evidentes en sus formas de cariño, ya que esto permite que el niño o los miembro de la familia se sientan cómodos y amados en el lugar donde viven. El cariño no sólo se muestra con palabras, sino con detalles. Y no necesariamente el amor se refiere a dejar de lado los aspectos correctivos y punitivos.

2. Autoridad participativa: Esto está relacionado con las formas de ejercer autoridad por parte de los padres. Es de suma importancia saber cómo llevar a acabo una figura de autoridad sin caer en el autoritarismo. Asimismo, la ausencia de autoridad, genera permisividad y poca responsabilidad y disciplina en los hijos. El equilibrio es lo más recomendable en cuanto al ejercer la autoridad.

3. Intención de servicio: Siempre es positivo que un padre tenga la intención de ayudar a sus hijos y fortalecer el lazo de ambas partes. Debe ser prioritaria la ayuda y la felicidad de los hijos de parte de los padres.

4. Trato positivo: El trato es clave en el sentir de los hijos conforme al ambiente familiar. No sólo se trata de darles amor y afecto, sino que las formas de hablarles o de ejercer autoridad están directamente ligadas al trato. Hay que generar un diálogo positivo de hijos y padres y así procurar una buena comunicación sin faltas de respeto que propicie al trato positivo.

5. Tiempo de convivencia: el tiempo de convivencia en la familia es esencial. Cuando los padres se ausentan de casa, los hijos lo resienten como una falta de atención. Muchas veces no depende de los padres el tiempo que se pasa con los hijos, pero el tiempo que realmente se les dedique debe ser el correcto.

Por: Fernanda González del Castillo

Cosas que no sabías sobre el día de la paz

Por: Fernanda González del Castillo

Hoy 21 de septiembre se conmemora el día de la Paz en todo el mundo. La palabra Paz, viene del latin ‘Pax’ que se define como un estado de tranquilidad, sosiego y quietud. También se refiere a un estado en el cual hay inexistencia de agravios, violencia y guerra.

En septiembre de 1981 se estableció en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el Día Internacional de la Paz, para que se conmemorara cada septiembre. No fue hasta 2001, que se concretó a un día en específico: 21 de septiembre. Justamente 10 días después del ataque de Osama Bin Laden a las Torres Gemelas de Nueva York en septiembre del 2001.

La ONU busca procurar los espacios de convivencia entre culturas, promover la tolerancia y la comprensión en todo momento a todo lo que nos rodea. Todos los días se deben practicar estos valores relativos a la Paz, sin embargo, el propósito es conmemorar con honor a todas las personas que han promovido la Paz y los valores afines a ella, a todas las víctimas de situaciones bélicas y difundir  la educación en torno a ambientes pacíficos.

Es importante la promoción y difusión de este día con los jóvenes y niños, para que comprendan lo puntual de un estado de Paz, sin ningún problema y que a través de esto se promuevan todas las actitudes que favorecen al planeta y a las personas. Hay que fortalecer todos los ideales de nuestro México que buscan la tranquilidad y estabilidad tanto social, religiosa, económica, política y cultural.

Cabe recordar que durante los últimos años, México ha estado inmerso en problemas políticos y sociales que han ahuyentado la Paz nacional. Fomentemos la reflexión para poder crear un cambio de conciencia  en nosotros mismos e impactar a los que nos rodean, conmemoremos con criterio este día que es celebrado a internacionalmente. Cada país busca sus propios ideales con respecto a la Paz, sin embargo, podemos compartir un día que favorece a todas las naciones del mundo.

Tú que puedes, lee

Por: Fernanda González del Castillo

clublecturaDe pronto, la lectura en México se ve como una obligación. Si se pregunta a 10 mexicanos, si leen por gusto, por ganas de cultivarse, por mejorar un hábito; sólo 2 contestarán de manera afirmativa. ¿Por qué los otros ocho no leen por gusto? ¿Acaso leen? Según la encuesta nacional de lectura realizada en 2012, en el país sólo 4 de cada 10 personas leen. Es decir, la mitad de las personas que leen, lee por obligación, porque se tiene que hacer. Es sumamente probable que los jóvenes reciban indicaciones de leer y por lo tanto lo vean como una imposición, para después terminar odiando el hábito a la lectura.

Es cierto que en 100 años, México ha disminuido enormemente su porcentaje de analfabetismo. Hace un siglo, se registraba 82% de analfabetas en el país. Hoy, se tiene un 6.9%, sin embargo, a pesar de éste adelanto, de acuerdo con la UNESCO, de 108 países, México es el penúltimo lugar de consumo a la lectura, claramente no es ni siquiera una obligación a nivel mundial.

El historiador Enrique Florescano calcula que de los libros impresos por cada Estado del país, un  70% se almacena y ni siquiera toca las estanterías de librerías, escuelBiblioteca_Antonio_Castro_Leal_9_550as o bibliotecas. Contamos con que 48% de los jóvenes mexicanos nunca ha visitado una biblioteca, pero que 95% de los hogares tiene una televisión. Es un problema. Sin embargo, no para resolverse de un día para otro, no se trata de provocar que sólo 2 de 10 lean por gusto, se trata de de hacer que todos y cada uno de nosotros le encontremos sentido a la lectura, sepamos que nos ayuda, nos entretiene, nos informa, nos motiva, nos cultiva, nos hace un país más preparado para salir adelante de todos los problemas que nos abrazan año con año. Leer puede hacernos un país más crítico.

La clave está en que desde la casa y la escuela, a los pequeñitos se les demuestre con el ejemplo o desde lo lúdico, que la lectura más allá de ser buena, es una forma de diversión en su vida. Así conforme se va creciendo, se va viendo a la lectura como lo que es de acuerdo a la edad que se tenga, como una simple compañera de vida. Aquí algunos consejos para el fomento de ésta:

  • Uso de dramatizaciones escolares a partir de una lectura.
  • Grupos de lectura. Fomenta la convivencia.
  • Visita a la biblioteca.
  • Cuenta cuentos.
  • Libro viajero. Un libro visita a las personas de forma rotativa.

Se cree con firmeza que el último objetivo de la lectura es hacer posible comprender los materiales escritos, analizarlos y aplicarlos a las necesidades. Debemos de hacer que el hábito de la lectura trascienda. No sólo es la traducción de símbolos o letras en palabras, es encontrarles un significado y un sentido y que éstas palabras formen parte de nosotros para hacernos más letrados, más cultos, más críticos y a partir de estas nuevas adquisiciones, aplicarlo a nuestra vida diaria para mejorar nuestra realidad social más cercana.

¡Tú que puedes lee!

¿Qué es la resiliencia?

¿Alguna vez te has preguntado qué hacer para manejar mejor los problemas? ¿Cuál es la mejor manera de afrontar las dificultades que nos va poniendo la vida? La respuesta está en la resiliencia. La resiliencia es la capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés que se nos va presentando a lo largo de nuestras vivencias.

Es importante saber que cuando se está pasando por un mal momento en la vida, sentir dolor no es malo. Se debe entender que la represión de cualquier sentimiento nos afect512-04-08-08-depresiona más a largo plazo, por eso aquél que es resiliente, deja que salga su dolor o tristeza y sabe manejar de buena manera sus sentimientos, entendiendo que todos son necesarios para avanzar y afrontar las situaciones difíciles.

El psicólogo estadounidense Martin Seligman ha declarado que casi 20% de los jóvenes experimenta depresión debido a que los niveles de satisfacción y propósito en la vida han disminuido en gran cantidad en las personas. Las nuevas generaciones de niños no están acostumbradas a escuchar la palabra ‘no’ y consecuentemente son vulnerables a cualquier tipo de frustración que se les presente. Es importante que desde pequeños, con ligeros detalles se les nieguen ciertas voluntades, para que los niños lidien con pequeñas frustraciones y al crecer y enfrentar verdaderos problemas los afronten de manera correcta y con resiliencia.

Una persona resiliente:
– Acepta la realidad tal y como es
– Es capaz de mejorar
– Identifica las causas de los problemas para evitar que sucedan una vez más
– Controla sus impulsos
– Confía en sí misma
– Es empática, es decir, tiene la capacidad de comprender y ponerse en el lugar de los demás
– Busca diferentes alternativas

La resiliencia no es una capacidad que se obtiene al nacer, sino que se va forjando con el tiempo y con las experiencias de vida. Las personas con esta capacidad, pudieron haber sufrido mucho en varias etapas de sus vidas, por lo que han ido generando y desarrollando su inteligencia emocional, lo que los hace fuertes y capaces de afrontar problemas o de saber que el ser humano tiene la oportunidad de superar los retos que se van presentando día a día.

Recordemos que los problemas no son para que el ser humano caiga, sino para que aprenda a levantarse. Hay que enseñar a los jóvenes a ver los problemas como oportunidades de aprendizaje que los hagan resistentes y así sean capaces de afrontar y superar con mayor facilidad las dificultades que se vayan presentando.

Por Fernando González del Castillo.

La importancia de la convivencia familiar

Nuestro núcleo más cercano, del que aprendemos, nos nutrimos y formamos gran parte de nuestra identidad es la familia. El ambiente en el que crecemos y nos desarrollamos toma un papel vital en nuestra formación.

lafamiliaunoasisdelamordeDiosComo seres humanos somos entes sociales, vivimos en conjunto, en sociedad. Cada día debemos convivir con otras personas, desde el momentos en que salimos a la calle, en la escuela, el trabajo o la casa. Al ser una actividad tan cotidiana, es fácil que se pase por alto la importancia de enseñar a nuestros peques a convivir de manera armónica. Cierto es que las normas de convivencia se aprenden principalmente por medio del ejemplo, pero no está de más reflexionar un poco sobre las implicaciones que tiene el aprenderlas.

Es posible que, debido a la cotidianidad, no le demos la importancia suficiente a la convivencia familiar, que estemos tan inmersos en el trabajo o en algún dispositivo móvil que olvidemos estar completamente presentes en los momentos que tenemos para convivir con nuestros peques. Por eso, creemos que es conveniente reflexionar sobre cinco aspectos para los cuales la convivencia familiar es fundamental en el desarrollo de los niños:

1. El aprendizaje de valores:

Valores como el respeto, la honestidad, la solidaridad y la gratitud difícilmente pueden aprenderse en otro círculo fuera del familiar, de la convivencia diaria y sobretodo del ejemplo de las figuras paternas y maternas.

2. Hábitos:

Los hábitos se crean con el tiempo. La familia tiene una gran influencia sobre el tipo de hábitos que puede tener un niño, además de que puede frenar hábitos negativos que se puedan ir formando con el tiempo.

3. Confianza en sí mismos:

Mantener relaciones sólidas desde el núcleo más cercano de un niño le puede ayudar a tener mayor confianza en sí mismo. La aceptación de sus familiares puede fortalecer la percepción de sí mismo de manera positiva.happy-family

4. Soporte y desarrollo de la inteligencia emocional:

Lazos familiares fuertes, por un lado generan un soporte en el que el niño puede sentirse respaldado y seguro; por el otro un estilo de parentalidad adecuado puede contribuir a guiar al niño en la aceptación, manejo y control de sus emociones.

5. Desarrollo Integral:

Para contar con un desarrollo integral adecuado una convivencia sana en el núcleo familiar es indispensable.

El uso las redes sociales y su influencia en el autoestima

Hoy en día existen más de cincuenta millones de usuarios de internet en México, de estos un 36% tiene entre 6 y 18 años, de acuerdo a los datos revelados por la Asociación Mexicana de Internet. Si embargo, este grupo también es el más vulnerable a la gran cantidad de mensajes dentro de las redes sociales. La pregunta que nos hacemos es si realmente pueden influir las redes sociales en la autoestima.

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Indiana, los jóvenes que pasaban mayor tiempo revisando sus propios perfiles, reportaban mayor autoestima, que aquellos que solían revisar el perfil de otras personas.

Con base en diferentes investigaciones citadas en una tesis de maestría publicada por la Universidad de Michigan, podemos ver que el uso de redes sociales como Facebook, no necesariamente tiene un efecto negativo o positivo sobre el autoestima: todo depende de su uso. Por ejemplo, diversas publicaciones como realizada por el profesor Robert Kittinger, señalan que el uso de las redes sociales puede generar adicción. Otros estudios, también muestran la relación entre el uso de las redes sociales, y una mala concepción de la imagen personal, lo que fomenta una percepción negativa de su propio cuerpo, además de propiciar síntomas relacionados con enfermedades que afectan los hábitos alimenticios, como la bulimia.

A pesar de esto, el uso de las redes sociales también parecen presentar un aspecto positivo, como lo demuestra un texto publicado por el ciber psicólogo Junghyun Kim, donde se puede ver como “la felicidad derivada del número de amigos en Facebook, puede darse ya que las personas pueden ver el número y conexiones de sus relaciones interpersonales, ayudándoles a reforzar su valor personal”.

Es aquí es donde llegamos a un punto donde el rol de las redes sociales puede fomentar sentimientos positivos o negativos, que basa en la necesidad que tenemos como entes sociales. 

Este tipo de comparaciones con otros usuarios, pueden resultar inofensivas, cuando las personas revisan el perfil de amigos con logros relativamente similares a ellos, pero el problema surge se dedican a ver constantemente las diferencias entre aquellos que perciben como superiores. Por ejemplo, una persona que viaja poco y tiene un circulo de amigos que publican constantemente fotos de lugares que visitan, puede recibir un golpe duro a su autoestima, ya el hecho de no viajar tanto como sus pares le puede dar la sensación de ser poco exitosa.

Esto puede explicar por qué las redes sociales ejercen presión sobre cierto tipo de personas, afectando la imagen que tiene de sí mismas, ya sea de manera física, social, o profesional, y cómo, al mismo tiempo, ayudan a otros a reforzar su autoestima al interactuar de manera mas natural con sus círculos sociales.

En conclusión, el impacto de las redes sociales, depende en gran medida de lo que nosotros, como sociedad e individuos, hagamos. Reforzando la autoestima de los jóvenes y niños, ensañándoles que cada uno es diferente, y que esas diferencias no te hacen mejor ni peor que otra persona, para que al momento de entrar a un sitio como Facebook, su autoestima no sea aplastada por autocomparaciones. 

Trabajo Infantil Doméstico: Un mal ignorado

El trabajo infantil es uno de los males que lamentablemente, y pese a una serie de legislaciones, sigue afectando a nuestra sociedad. Sí, tal vez ya no vivimos en aquella época ilustrada hábilmente en novelas como la “Fábrica de betún” del paisajista literario Charles Dickens, pero, pese a que ya no vemos de manera evidente el mundo de los pequeños obreros en las fábricas, el trabajo infantil persiste, incluso en maneras a las que no nos atrevemos a definir como trabajo infantil.

Una de estas modalidades, y quizás la más ignorada, es la conocida como Trabajo Infantil Doméstico, la cual de podría definir como “todas las actividades económicas realizadas por menores de 18 años fuera de su familia nuclear, y por las cuales pueden o no, recibir alguna remuneración”.  La incidencia es tan grande que la Organización Internacional del Trabajo (OIT), considera que hay más menores en el planeta realizando trabajo doméstico, que TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO - MÉXICO _0cualquier otra actividad económica infantil.

Este tipo de trabajo (el cual es realizado en su mayoría por niñas) lo podemos encontrar muchas veces en países de habla hispana, e incluso Estados Unidos.

Los estigmas sociales, las etiquetas, y la discriminación, no se hacen esperar. Dependiendo de la región la niñas pueden ser llamadas “gatas”, “chachas”, “ahijdas”, “criadas”, filhas de criacáo, etc.

Ahora, hay que tomar en cuenta que el problema es tan grande, que afortunadamente no ha pasado desapercibido. En el caso de México, Abigail Becerra Millán, experta en trabajo infantil, elaboró en el año 2005 un reporte para la cámara de diputados donde explica que:

“…el trabajo desempeñado por los niños en el hogar es invisible para los estadísticos que tratan de medir la magnitud del trabajo infantil, debido a que en nuestro país no es objeto de medición por parte de la fuentes regulares de información, las cuales se limitan a captar las actividades económicas de las personas de 12 a 15 años; dejando fuera de los registros a miles de menores susceptibles de contabilizarse como estadística de la fuerza de trabajo del país”.

Con base en lo anterior, muchas organizaciones, como la Asamblea Legislativa en México, ha tratado desarrollar medidas, y crear herramientas de divulgación accesibles a la creciente población con acceso a internet, para que conozcan de manera clara la situación del trabajo infantil en todo el mundo de habla hispana.

Pero más haya de esto, hay que recordar que como sociedad, tenemos la obligación de denunciar este tipo de actividades, de divulgar cifras y consecuencias del trabajo doméstico infantil, que pese a ser una actividad informal, afecta el desarrollo, además de los derechos de las niñas, menores, y niños.

Cómo prevenir la violencia entre jóvenes

Recientemente la violencia entre los niños y jóvenes, se ha vuelto uno de los fenómenos sociales que más comienza a preocuparnos, han empezado a prenderse alarmas que advierten lo peligroso que puede ser su atención tardía, ya que esto puede derivar en tragedias como la ocurrida recientemente en Chihuahua.


alumnosFortalecer un entorno familiar sano, para que este tipo de cuestiones no ocurran, es más necesario que nunca pero además, es necesario reconocer otro tipo de factores como el entorno, así como las causas de tipo psicológicas, sociales, y educativas.

Una de las primeras cosas que se deben de reconocer, es el escenario social en el que están creciendo los jóvenes, ya que muchas veces éste, puede influir en la conducta de los niños.

Sin embargo, hay otros elementos que conviene tomar en cuenta: las mismas características psicologías, que pueden hacer que un joven comience a exhibir rasgos de psicopatías, o de conductas sociópatas, es decir, de poca empatía, puede tener su misma raíz en el entorno, como juegos de video violentos, familias disfuncionales, o un medio social donde la capacidad de ejercer las leyes se vea comprometido, tal como lo explica un articulo publicado en el portal de la UNAM.

En ese artículo, se advierte también del rol de la familia, para prevenir psicopatías en los menores “Uno de los aspectos más relevantes que podría desencadenar este trastorno psicológico es la incapacidad paterna y materna de poner reglas claras, mantenerlas y vigilar su cumplimiento. Regularmente, son padres permisivos, inconstantes, inmaduros, incongruentes y abandonadores, pues están ahí en presencia, pero no logran cumplir con una crianza positiva.” 

De esta manera, establecer leyes y parámetros familiares, es fundamental. En un entorno violento, sin supervisión de los padres, límites establecidos y atención y convivencia sana, la fórmula para que cada día se den situaciones de violencia entre nuestros jóvenes, parece poder repetirse una y otra vez.

Lo ideal es reconocer todas las causas particulares que generaron un suceso violento, para poder tomar medidas preventivas, y evitar que se replique. Además de trabajar de manera conjunta con padres de familia, se necesita crear una mancuerna entre organizaciones gubernamentales, instituciones académicas, y asociaciones civiles, apoyándose en cada una de sus especialidades, para generar planes de trabajo, así como medidas de contingencia, para atender de manera puntual a la serie de alarmas que  cada día parecen sonar más fuerte.   

¡Contribuir con la sociedad es tarea de todos!