Autor: fergomo

Violencia de género en México: alarmante

La violencia de género es un problema real y alarmante en México. Primero que nada, tenemos que entender que la violencia de género es cualquier forma de discriminación por el hecho de ser hombre o mujer. Puede haber violencia del género femenino al masculino y viceversa. Sin embargo, en el país hay casos exuberantes de violencia específicamente en contra de la mujer. En seguida se presentan datos duros y concretos que reflejan esta realidad.

todos_sinfondoActualmente 47 de cada 100 mujeres de 15 años en adelante que tienen o han tenido pareja, han vivido situaciones de violencia emocional, económica, física o sexual durante su actual o última relación. Si lo analizamos fríamente, estamos hablando de que casi la mitad del total de mujeres mexicanas, mayores de 15 años han sido agredidas por su pareja. Por otro lado,  30% del género femenino deja su desarrollo profesional y educativo por una pareja, esto se debe en gran medida por la falta de oportunidades en el país.

Desde la etapa del noviazgo, hay conductas que expresan claramente violencia hacia alguno de los dos géneros. Se sabe que 15.5% de las mexicanas entre 15 y 24 años que tienen novio han sido víctimas de violencia. El Instituto Mexicano de la Juventud ha elaborado encuestas nacionales de violencia en relaciones de noviazgo, las cuales arrojaron como resultado que la figura de poder de la mujer se ha acrecentado tanto a partir de movimientos feministas, y que los hombres también han sido víctimas (sobre todo de violencia psicológica) por parte de algunas mujeres.

Éste es un dato importantísimo cuando hablamos de violencia de género, pues en México se suele pensar que el término se refiere estrictamente a la violencia ejercida en contra de la mujer. La violencia de género se debe prevenir para que ambos géneros sean valorados como tal. Fomentemos la equidad de género, la cual dicta que todos tenemos derecho a mismas oportunidades que se ofrecen en el país.

Por: Fernanda González del Castillo.

Cómo influye la familia en los hijos

Para entender a un pequeño, es necesario analizar todo lo que influye en su desarrollo como persona. Todas las esferas sociales que rodean a un niño influyen en diferentes aspectos como su personalidad, valores, conductas, etc. ¿Qué grupo social es el qué más influye en un pequeño? La familia definitivamente. Aunque éste pase mucho de su tiempo en la escuela o en las actividades extracurriculares, la familia es la esfera social más influyente en la vida de los hijos. Analicémoslo más a fondo.

adopcionfundacionmicasaEn un niño, la familia es parte básica en su desarrollo. Por lo general, la familia es el primer núcleo en el que los seres humanos nos desarrollamos e interactuamos. Es en éste núcleo en el que los pilares que son los padres forman los cimientos de la educación y personalidad de cada uno de sus hijos.

La familia es el grupo social con características únicas y con funciones muy importantes hacia dentro y con la sociedad. Los puntos que se desarrollan en un niño con en la esfera familiar son: la propia imagen o la autoestima, transmisión de valores y cultura, desarrollo de la personalidad y el desarollo emocional.

Comencemos por la imagen propia. El marco donde uno va creando la visión de sí mismo es en la familia, ahí se va estableciendo la valoración ya sea negativa o positiva. Es importante los padres puedan fomentar un ambiente que propicie que los hijos puedan lograr generar una autoestima alta. Muy relacionado con esto está el desarrollo de la personalidad. Como los miembros de la familia son el primer contacto que tienen los pequeños, estos van formando las reacciones, actitudes, conductas, estilos de comportamiento determinado que van a marcarlo para su vida adulta. En ocasiones, los padres suelen resaltar los errores que se cometen de pequeño y sus reacciones los marcan de gran manera. Lo mismo pasa con los regaños, cuando los hijos se equivocan por más de una vez. Los expertos recomiendan que se establezca un diálogo pues el utilizar frases como ‘estás mal’ o ‘no sabes hacerlo’ afecta a la perspectiva que tienen de ellos mismos.

como-manejar-costo-tener-familiaLa transmisión de valores y cultura se da por primera vez en el seno familiar, dependiendo de la escala de éstos para los pilares de ésta. Los principios de los padres son la base de la socialización del niño hacia afuera, por supuesto con sus correspondientes costumbres y tradiciones. Los hijos aprenden con el ejemplo y el ver a sus papás actuar de cierta manera conforme a sus ideales, es algo que ellos mismo adquieren a través de la observación y que a partir de ella le dan valor propio en su vida. Por ejemplo, la pasión por algún deporte, la profesión, la religión, el trato a las personas, las maneras de actuar, etc. El desarrollo emocional, por último, se da con el apoyo seguro de experimentar e ir aprendiendo a ser persona. El apego y los vínculos emocionales padres e hijos son elementales para que se asegure el bienestar psicológico y emocional del niño. Los padres deben saber que el estar para sus niños en momentos críticos es determinante en sus vidas. Sentir el apoyo en situaciones que para ellos significa mucho, es una forma de apegarse y de generar un desarrollo emocional positivo, al mismo tiempo que evita crear inseguridades en ellos. Si los padres no permiten que su hijo se separe de vez en cuando para estar en la escuela o en la familia de algún compañero; resulta más difícil, para ambas partes, el proceso de separación, necesario para que los peques poco a poco se conviertan en personas autónomas e independientes.

Podemos definir la familia como un grupo de personas unidas por un parentesco, que proporciona a sus integrantes protección, seguridad, afecto y apoyo emocional. Tomando todo lo que influyen los miembros de la familia en un hijo, debemos estar conscientes de que cada una de las decisiones y actitudes que se tomen dentro de este grupo social deben ser bien estructuradas, pensadas y ejecutadas sabiendo de por medio que le afecta de gran manera a todas las partes involucradas en el seno familiar.

Por: Fernanda González del Castillo

Un ambiente positivo en casa siempre beneficia

Si alguna vez te has preguntado qué tanto influye lo que ocurre en casa tanto con nuestro humor o situación emocional como con el de los hijos, la respuesta es: más de lo que nos imaginamos. El ambiente familiar SIEMPRE influye de manera decisiva en nuestra personalidad. Para empezar, los valores que tenemos como personas se adquieren en casa.

Para entender un poco más de qué va el ambiente familiar y a que se refieren cuando se habla de él, en seguida se define. Se conoce al ambiente en una familia como al conjunto de relaciones que se establecen entre los miembros de ella, siempre y cuando se comparta el mismo espacio. Entonces, partiendo de esta definición, sin relaciones entre los miembros, no hay un ambiente como tal. Cualquier relación que haya en una familia, afecta directamente al resto de los miembros. Relación padre-madre, madre-hijos, padre-hijos, hijo-hijo. Solamente hay dos tipos de ambientes: positivo y negativo.

Existe un conjunto de elementos que ayudan a que el ambiente familiar influya de manera correcta en los niños. Estos son: amor, autoridad participativa, intención de servicio, trato positivo y tiempo de convivencia.

oracion-por-los-hijos1. Amor: Es necesario que los padres demuestren y sean evidentes en sus formas de cariño, ya que esto permite que el niño o los miembro de la familia se sientan cómodos y amados en el lugar donde viven. El cariño no sólo se muestra con palabras, sino con detalles. Y no necesariamente el amor se refiere a dejar de lado los aspectos correctivos y punitivos.

2. Autoridad participativa: Esto está relacionado con las formas de ejercer autoridad por parte de los padres. Es de suma importancia saber cómo llevar a acabo una figura de autoridad sin caer en el autoritarismo. Asimismo, la ausencia de autoridad, genera permisividad y poca responsabilidad y disciplina en los hijos. El equilibrio es lo más recomendable en cuanto al ejercer la autoridad.

3. Intención de servicio: Siempre es positivo que un padre tenga la intención de ayudar a sus hijos y fortalecer el lazo de ambas partes. Debe ser prioritaria la ayuda y la felicidad de los hijos de parte de los padres.

4. Trato positivo: El trato es clave en el sentir de los hijos conforme al ambiente familiar. No sólo se trata de darles amor y afecto, sino que las formas de hablarles o de ejercer autoridad están directamente ligadas al trato. Hay que generar un diálogo positivo de hijos y padres y así procurar una buena comunicación sin faltas de respeto que propicie al trato positivo.

5. Tiempo de convivencia: el tiempo de convivencia en la familia es esencial. Cuando los padres se ausentan de casa, los hijos lo resienten como una falta de atención. Muchas veces no depende de los padres el tiempo que se pasa con los hijos, pero el tiempo que realmente se les dedique debe ser el correcto.

Por: Fernanda González del Castillo

Papel de los padres y los docentes en la prevención del acoso escolar

Los padres de familia y los docentes forman parte indispensable en la prevención de la violencia en las escuelas . Además de los mismos niños o estudiantes, los adultos que están involucrados tanto de manera directa como indirecta en su formación educativa, son también protagonistas y posiblemente retractores del acoso escolar, también conocido como bullying.

P1020090Primero que nada hay que entender lo que es el acoso escolar que priva de una paz ideal en las escuelas que lo poseen. Se conoce como un comportamiento agresivo que es intencional y parte de un desequiibrio de poder o de fuerza por el alumno que acosa. Es importante aclarar que el acoso no sólo se puede manifestar con violencia física, sino que también se demuestra de manera verbal y muchas veces suele ser más dañina emocionalmente que la física. En el caso de los varones, los hombres suelen agredir de forma física por su fortaleza natural aunque puede ser de ambas maneras. En el caso de las mujeres, el acoso escolar o bullying se da de manera más sútil y en su mayoría se manifiesta mediante la exclusión social.

Prevenir el acoso escolar no es fácil y menos desde la docencia o la paternidad, ya que usualmente no existe una preparación para evitar este tipo de situaciones, sin embargo este artículo puede orientar para que se progrese en el ámbito de la prevención.

Los docentes deben:
– Promover la convivencia y la rotación en los equipos de trabajo.
– Estar alerta y atentos a las distintas relaciones que se llevan a cabo en las instalaciones escolares.
– Mantener una buena comunicación con todos los alumnos para que estos tengan la confianza de hablar cuando algo no esté bien.
– Promover la aceptación y la no discriminación con los alumnos a través de campañas o programas.
– Implementar reglas desde la administración contra el acoso.

Los padres deben:
– Mantener una excelente comunicación con sus hijos y mostrar interés en sus asuntos escolares.
– Estar atentos a posibles síntomas como nervios, falta de apetito, mal rendimiento escolar, entre otros, que indiquen que algo no va bien en la escuela.
– Mantener comunicación con los docentes encargados de la educación de sus hijos.
– Tener control sobre la conducta de sus hijos, y, en caso de ser negativa, establecer normas para controlarla.
– Evitar comportamientos agresivos propios, ya que los niños emulan lo que hacen los adultos.

Ahora bien, si se busca prevenir el acoso escolar, debe existir el compromiso de crear un ambiente seguro en el que los niños puedan formarse de manera adecuada, tanto social como académicamente sin temor a que su paz se vea transgredida.

Por: Fernanda González del Castillo

Papel del espectador en el acoso escolar

Además de la víctima y el agresor, también hay una tercera parte involucrada y que funge como persona clave en el desarrollo de un acto de bullying: el espectador. Esta tercera parte es aquella que forma parte del acoso desde una lejanía relativa, es el testigo de la violencia. El espectador es diferente a la víctima y al agresor, ya que decide mantenerse al margen del problema y al hacer esto, evita involucrarse directamente.

¿Por qué el espectador juega un papel importante en el desarrollo del acto de acoso? Los investigadores han concluido que este tipo de acciones de violencia en las escuelas son alimentadas por todo aquel que las presencia y no se involucra. Esto es debido a que la agresión se vuelve más fuerte y hiere más, si está presente alguien a quien aparentemente no le importa o que lo acepta desde su ‘no actuar’. Los espectadores en su mayoría generan motivación a los agresores para que su víctima se averguence más. De cierto modo, pueden ser llamados como un público del acoso escolar.

ninos-bullying-ayuda-amigos-escuelaEs importante que el espectador sepa que incluso al tener una actitud pasiva o al margen frente al acoso escolar forma parte de éste. Al decidir no actuar y sólo observar, le está dando muchas armas al agresor para continuar con la violencia. En cambio, si muestra su apoyo a la víctima tomando decisiones o medidas adecuadas, la situación cambia por completo. El Doctor Ken Rigby sostiene que aproximadamente un 50% de los eventos de ‘bullying’ se detienen cuando un espectador interviene. Asimismo, Menéndez sostiene que si el espectador nunca interviene, se pone automáticamente del lado del agresor, más aún cuando éste muestra estar divertido con el sufrimiento del agredido. Sin embargo, hay que entender que la postura del espectador no es fácil: en muchos el miedo está latente, ya que se puede pensar que si apoya a la víctima, el agresor también incurra violentamente contra el espectador.

No se puede evitar que la violencia se haga frente a otras personas, sin embargo, los espectadores son esa línea delgada que divide el hecho de que estos actos continúen o que sean desaprobados por el público meta del agresor y así paren.

Por: Fernanda González del Castillo

El sentir de la víctima de bullying

El acoso escolar, necesita tres partes como mínimo para que éste sea determinado y denominado como tal. Las tres partes que lo componen son: el agresor, la víctima y el espectador. En este artículo se analizará más a fondo la postura de la víctima. Su forma de ser en general y cómo vive desde el acoso escolar.

Recordemos que todos somos diferentes y todos en algún momento podemos ser las víctimas en alguna circunstancia, sin embargo, los 5291e70d10bullyingestudios han recaudado datos que en su mayoría se repiten en todos los estudiantes que han sufrido o sufren de acoso escolar. Generalmente son personas muy inseguras y sumisas, que suelen ser sobreprotegidas en su familia por cuestiones ya sea de la víctima o de los padres o hermanos de ésta. Además, tienen dificultad para socializar, son poco carismáticos y queridos por sus compañeros de la escuela. Cuando son agredidos o atacados se vuelven totalmente indefensos.

Ortega, Menéndez, Olweus, Losada, entre otros investigadores coinciden en varios aspectos de la personalidad de la víctima en el ‘bullying’ como en su inseguridad. Suelen mostrarse débiles, ansiosos, intranquilos y con bajo nivel de autoestima. Incluso pueden no ser inseguros, sin embargo por otras cuestiones se vuelven víctimas y la experiencia les cambia su percepción de sí mismos, o la personalidad con aspectos negativos.

Durante el acoso escolar, se muestran de primera instancia muy intimidados y reprimidos por quien los acosa. La intimidación es clave para el agresor, ya que lo alimenta más. No siempre el agresor primero se siente más que el agredido, sino que la postura del agredido de sentirse inferior, hace que el agresor sienta su ‘superioridad’ o que de alguna manera está indimidando a la víctima.
Las víctimas incluso en general comparten aspectos físicos que hacen que se vuelvan más propensos a recibir agresión de alguien más. Frecuentemente las víctimas son varones, por lo que los actos de agresión en los hombres, suelen ser más físicos que psicológicos. Esto no quiere decir que las mujeres o niñas, no sufran de acoso. Sino que en su mayoría las víctimas son de género masculino. En su mayoría, las víctimas son las menos fuertes físicamente, tienen problemas con su peso, color de pelo o son usuarios minoría de objetos como lentes o aparatos dentales.

Hay que resaltar qunino-acosado-escuela-bullying-pe estos son rasgos estadísticos. No necesariamente tiene que ser así, ni es un patrón obligatorio para que alguien sufra de acoso escolar. Muchas víctimas son simplemente diferentes, con dificultades en su desarrollo o en su aprendizaje. Los aspectos físicos y de personalidad anteriores, sólo incrementan las razones para burlas o miradas de que alguien es diferente, más no son un factor obligatorio para que ocurra una agresión de alguien más.

La vícitma de bullying siempre es la más afectada de las tres partes. En estos casos, la víctima no habla porque siente que si lo hace, la violencia aumentará por parte del agresor. Incluso muchas veces el agredido siente merecer las agresiones debido a sentirse inferior y a tener un autoestima desfavorable. Puede ocurrir que durante un tiempo, se comporten en ambos papeles de víctima y de victimizar a otro.

Por: Fernanda González del Castillo

Cómo se siente quien agrede a sus compañeros en la escuela

Cuando hablamos de violencia escolar entre alumnos o también conocida como ‘bullying’ se tiene que entender que hay varias partes implicadas dentro de tal fenómeno. En casos de violencia, es más común analizar al agredido para que éste reciba la ayuda necesaria para que se terminen las agresiones contra él. Sin embargo, es sumamente importante entender el papel del agresor cuando analizamos el bullying, para así detemrinar razones de inicio o simplemente comprender cómo lo vive esta otra parte. El bullying abarca acciones que van desde las bromas pesadas, ignorar, hasta las agresiones físicas y verbales más graves.

bolActualmente este fenómeno se da en su mayoría en la sociedad infantil y juvenil escolar. En los últimos años, han incrementado los casos de bullying. Los agresores en realidad no tienen características en común, no necesariamente son los niños grandes y fuertes que tienen más posibilidad física de agresión corpórea. En su mayoría sí se caracterizan por ser niños o jóvenes con mayor facilidad de relacionarse con el resto de sus compañeros. Al estudiar su psique, hay una característica que sí se presenta en todos los agresores: inseguridad. Muchas veces, los verdugos se dejan llevar por presión grupal de los compañeros o no entienden que están lastimando o causando un daño severo en la víctima, pues en algunos casos, la violencia se hace por diversión de otros. Es incluso común, que algunos niños que sufrieron de violencia en la escuela, después se vuelvan los agresores respondiendo de alguna manera a lo que los puso en la posición de agredidos.

¿Qué siente el agresor cuando usa la violencia? ¿Por qué lastima a alguien más? Siempre hay un motivo que lleva a un niño o joven a agredir a otro. Hay que comprender y partir de que la juventud es un proceso definitorio en los jóvenes y en algunos casos es difícil comprender todos los cambios que se tienen. Los problemas pueden venir desde casa, o las inseguridades se siembran en la propia fanino_enojado_fun4kidsmilia y se sacan de otra manera por medio de la violencia hacia sus iguales. Muchas veces, el agresor se encuentra en problemas personales y su manera de externarlo o de captar atención es sacando su dolor por medio de acciones negativas también. Los agresores también pueden ser formados desde la violencia expuesta en los medios de comunicación, en los cuales se muestran contenidos que no necesariamente van dirigidos a los infantes, y sin embargo, estos resultan ser los receptores de dichos mensajes. En su mayoría, los problemas familiares resultan ser la principal razón de agredir en un verdugo en el bullying.

Cada caso es completamente diferente en cada agresor. Sin embargo, el hecho de que éstos sean los que hieren o afectan, siempre es importante comprender su posición o en lugar de resolver el problema con más violencia, a través de la empatía se debe analizar y entender el por qué de las acciones de los agresores. Muchas veces sólo desean ser escuchados o vistos.
Por: Fernanda González del Castillo

Cómo generar un ambiente sano en la escuela

¿Qué tiene de importante la convivencia en la escuela cuándo a ésta se va a aprender? Se cree normalmente, que los niños asisten a las escuelas para que se desarrolle en plenitud su formación académica. Sin embargo, la convivencia es un tema que está siendo de preocupación constante en los docentes, centros educativos, familias y sociedad en general. Ya que para tener una formación educativa adecuada, se debe contar con un ambiente que propicie el bienestar general del alumnado y de los docentes.

niños-alegresLa convivencia es elemento fundamental para un ambiente sano entre compañeros y el aprendizaje mismo. Ésta ayuda a que cada persona aprenda a tener relaciones interpersonales sanas que beneficien su desarrollo tanto individual como social. La palabra convivencia se puede definir como la “acción de vivir juntos”, esto es, tener la capacidad de relacionarse con el otro para desarrollar objetivos en conjunto, interacción, acuerdos y organización de una forma que favorezca a las personas involucradas.

En centros educativos, las escuelas, la convivencia entre los pares es inevitable, sin embargo, en ocasiones resulta repercutoria y retractora del aprendizaje e incluso puede desencadenar y física.

Los expertos coinciden en que la convivencia mejora cuando las personas, se responsabilizan de sus acciones y propician un ambiente sano desde sus actos hacia todos los miembros de la comunidad educativa. Los miembros con autoridad deben tomar medidas correctivas, preventivas y punitivas para evitar problemas de convivencia aunque el alumnado sea muy pequeños. Se debe empezar por establecer una cultura en el centro educativo de una formación en la convivencia misma, que además debe iniciar desde las primeras etapas, infantil y primaria. A través del fomento a la construcción de responsabilidad, la confianza entre alumnos y la cultura formativa, se puede lograr una convivencia positiva en las escuelas.

Siempre es útil que haya herramientas para resolución de conflictos también. Por más que se cuide una convivencia positiva, siempre será normal que haya conflictos y hay que saber cómo reaccionar ante ellos.

Por: Fernanda González del Castillo

PROMOVAMOS LA CULTURA DE PAZ

En este mes de conmemoración y de tributo a la paz mundial, aprovechamos estos espacios para prepararnos para una completa promoción de la cultura de Paz en México.

¿Qué es la cultura de paz? es un conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto a los demás seres humanos, a la vida y al planeta. Es una cultura que tiene como prioridad a los derechos humanos y promueve la ausencia a la violencia y valores como libertad, tolerancia, justicia y solidaridad. Se espera que dichos comportamientos y actitudes, estén en activo en todas las naciones y en los pueblos, para evitar confrontaciones y beneficien a los seres humanos y al planeta en general.

Esta cultura es importante adquirirla desde una educación primaria, ya sea en casa o en la escuela. Si desde pequeño, se aprende a llevar una vida que promueva la paz y que tenga en cuenta esta cultura, se puede partir de valores como la solidaridad y el respeto tanto entre alumnos como entre adultos y alumnos y que dichas formas se contagien entre familias. Los adultos son el ejemplo de los pequeños, por eso se debe practicar esto desde los mismos padres de familia o los que tienen constante práctica docente que sirvan como espejo y ejemplo para los infantes.

Se debe tener en cuenta, que los sistemas educativos forman parte de la sociedad también, por tanto, suelen ser un reflejo de lo que ocurre a nivel político y económico. De cierto modo, están impregnados de la esfera social que no mantiene en su totalidad una cultura ideal de paz. Desde los años treinta, María Montessori confesó que existía una preocupación en las escuelas con temas relacionados a la paz. “La educación es la mejor arma para la paz.” Es decir, no sólo se trata de que exista la paz dentro de las escuelas, sino que en éstas mismas se debe germinar una nueva sociedad que promueva una cultura con valores y comportamientos que promuevan este estado.

En 1997, la Asamblea General de la ONU proclamó que el año 2000 sería el año de la Cultura de Paz. Para conmemorar dicho año, un grupo de personas ganadoras de Premios Nobel, redactó un manifiesto que contiene principios para que todo ciudadano conozca y se comprometa a reflejarlos en su vida diaria para un mejor mundo. Estos son:

– Respetar la vida y la dignidad de cada persona, sin discriminación ni perjuicios;

– Practicar la no violencia activa, rechazando la violencia en todas sus formas: física, sexual, psicológica, económica y social, en particular hacia los más débiles y vulnerables, como los niños y los adolescentes;

– Compartir el tiempo y los recursos materiales, cultivando la generosidad a fin de terminar con la exclusión, la injusticia y la opresión política y económica;

– Defender la libertad de expresión y la diversidad cultural, privilegiando siempre la escucha y el diálogo, sin ceder al fanatismo, la maledicencia y el rechazo del prójimo;

– Conservar el planeta, promoviendo un consumo responsable y un modo de desarrollo que tenga en cuenta la importancia de todas las formas de vida y el equilibrio de los recursos naturales;

– Redescubrir la solidaridad, contribuyendo al desarrollo de la comunidad, propiciando la plena participación de las mujeres y el respeto de los principios democráticos, con el fin de crear juntos nuevas formas de solidaridad.

El cumplimiento de estos principios, no significa que ya esté establecida una Cultura de Paz en su totalidad, sin embargo, son un primer paso para comenzar el cambio que buscamos. Hay que promover constantemente estos valores y prácticas en cada una de las actividades que tengamos durante nuestra vida cotidiana. Recordemos que el cambio es complicado y se empieza de lo particular a lo general, pero es aún más complicado mantenerlo y promoverlo constantemente. Seamos el ejemplo para los pequeños, que ellos formarán el mañana de nuestra sociedad.

Por: Fernanda González del Castillo

Cosas que no sabías sobre el día de la paz

Por: Fernanda González del Castillo

Hoy 21 de septiembre se conmemora el día de la Paz en todo el mundo. La palabra Paz, viene del latin ‘Pax’ que se define como un estado de tranquilidad, sosiego y quietud. También se refiere a un estado en el cual hay inexistencia de agravios, violencia y guerra.

En septiembre de 1981 se estableció en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el Día Internacional de la Paz, para que se conmemorara cada septiembre. No fue hasta 2001, que se concretó a un día en específico: 21 de septiembre. Justamente 10 días después del ataque de Osama Bin Laden a las Torres Gemelas de Nueva York en septiembre del 2001.

La ONU busca procurar los espacios de convivencia entre culturas, promover la tolerancia y la comprensión en todo momento a todo lo que nos rodea. Todos los días se deben practicar estos valores relativos a la Paz, sin embargo, el propósito es conmemorar con honor a todas las personas que han promovido la Paz y los valores afines a ella, a todas las víctimas de situaciones bélicas y difundir  la educación en torno a ambientes pacíficos.

Es importante la promoción y difusión de este día con los jóvenes y niños, para que comprendan lo puntual de un estado de Paz, sin ningún problema y que a través de esto se promuevan todas las actitudes que favorecen al planeta y a las personas. Hay que fortalecer todos los ideales de nuestro México que buscan la tranquilidad y estabilidad tanto social, religiosa, económica, política y cultural.

Cabe recordar que durante los últimos años, México ha estado inmerso en problemas políticos y sociales que han ahuyentado la Paz nacional. Fomentemos la reflexión para poder crear un cambio de conciencia  en nosotros mismos e impactar a los que nos rodean, conmemoremos con criterio este día que es celebrado a internacionalmente. Cada país busca sus propios ideales con respecto a la Paz, sin embargo, podemos compartir un día que favorece a todas las naciones del mundo.