Un ambiente positivo en casa siempre beneficia

Si alguna vez te has preguntado qué tanto influye lo que ocurre en casa tanto con nuestro humor o situación emocional como con el de los hijos, la respuesta es: más de lo que nos imaginamos. El ambiente familiar SIEMPRE influye de manera decisiva en nuestra personalidad. Para empezar, los valores que tenemos como personas se adquieren en casa.

Para entender un poco más de qué va el ambiente familiar y a que se refieren cuando se habla de él, en seguida se define. Se conoce al ambiente en una familia como al conjunto de relaciones que se establecen entre los miembros de ella, siempre y cuando se comparta el mismo espacio. Entonces, partiendo de esta definición, sin relaciones entre los miembros, no hay un ambiente como tal. Cualquier relación que haya en una familia, afecta directamente al resto de los miembros. Relación padre-madre, madre-hijos, padre-hijos, hijo-hijo. Solamente hay dos tipos de ambientes: positivo y negativo.

Existe un conjunto de elementos que ayudan a que el ambiente familiar influya de manera correcta en los niños. Estos son: amor, autoridad participativa, intención de servicio, trato positivo y tiempo de convivencia.

oracion-por-los-hijos1. Amor: Es necesario que los padres demuestren y sean evidentes en sus formas de cariño, ya que esto permite que el niño o los miembro de la familia se sientan cómodos y amados en el lugar donde viven. El cariño no sólo se muestra con palabras, sino con detalles. Y no necesariamente el amor se refiere a dejar de lado los aspectos correctivos y punitivos.

2. Autoridad participativa: Esto está relacionado con las formas de ejercer autoridad por parte de los padres. Es de suma importancia saber cómo llevar a acabo una figura de autoridad sin caer en el autoritarismo. Asimismo, la ausencia de autoridad, genera permisividad y poca responsabilidad y disciplina en los hijos. El equilibrio es lo más recomendable en cuanto al ejercer la autoridad.

3. Intención de servicio: Siempre es positivo que un padre tenga la intención de ayudar a sus hijos y fortalecer el lazo de ambas partes. Debe ser prioritaria la ayuda y la felicidad de los hijos de parte de los padres.

4. Trato positivo: El trato es clave en el sentir de los hijos conforme al ambiente familiar. No sólo se trata de darles amor y afecto, sino que las formas de hablarles o de ejercer autoridad están directamente ligadas al trato. Hay que generar un diálogo positivo de hijos y padres y así procurar una buena comunicación sin faltas de respeto que propicie al trato positivo.

5. Tiempo de convivencia: el tiempo de convivencia en la familia es esencial. Cuando los padres se ausentan de casa, los hijos lo resienten como una falta de atención. Muchas veces no depende de los padres el tiempo que se pasa con los hijos, pero el tiempo que realmente se les dedique debe ser el correcto.

Por: Fernanda González del Castillo

Anuncios