Trabajo Infantil Doméstico: Un mal ignorado

El trabajo infantil es uno de los males que lamentablemente, y pese a una serie de legislaciones, sigue afectando a nuestra sociedad. Sí, tal vez ya no vivimos en aquella época ilustrada hábilmente en novelas como la “Fábrica de betún” del paisajista literario Charles Dickens, pero, pese a que ya no vemos de manera evidente el mundo de los pequeños obreros en las fábricas, el trabajo infantil persiste, incluso en maneras a las que no nos atrevemos a definir como trabajo infantil.

Una de estas modalidades, y quizás la más ignorada, es la conocida como Trabajo Infantil Doméstico, la cual de podría definir como “todas las actividades económicas realizadas por menores de 18 años fuera de su familia nuclear, y por las cuales pueden o no, recibir alguna remuneración”.  La incidencia es tan grande que la Organización Internacional del Trabajo (OIT), considera que hay más menores en el planeta realizando trabajo doméstico, que TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO - MÉXICO _0cualquier otra actividad económica infantil.

Este tipo de trabajo (el cual es realizado en su mayoría por niñas) lo podemos encontrar muchas veces en países de habla hispana, e incluso Estados Unidos.

Los estigmas sociales, las etiquetas, y la discriminación, no se hacen esperar. Dependiendo de la región la niñas pueden ser llamadas “gatas”, “chachas”, “ahijdas”, “criadas”, filhas de criacáo, etc.

Ahora, hay que tomar en cuenta que el problema es tan grande, que afortunadamente no ha pasado desapercibido. En el caso de México, Abigail Becerra Millán, experta en trabajo infantil, elaboró en el año 2005 un reporte para la cámara de diputados donde explica que:

“…el trabajo desempeñado por los niños en el hogar es invisible para los estadísticos que tratan de medir la magnitud del trabajo infantil, debido a que en nuestro país no es objeto de medición por parte de la fuentes regulares de información, las cuales se limitan a captar las actividades económicas de las personas de 12 a 15 años; dejando fuera de los registros a miles de menores susceptibles de contabilizarse como estadística de la fuerza de trabajo del país”.

Con base en lo anterior, muchas organizaciones, como la Asamblea Legislativa en México, ha tratado desarrollar medidas, y crear herramientas de divulgación accesibles a la creciente población con acceso a internet, para que conozcan de manera clara la situación del trabajo infantil en todo el mundo de habla hispana.

Pero más haya de esto, hay que recordar que como sociedad, tenemos la obligación de denunciar este tipo de actividades, de divulgar cifras y consecuencias del trabajo doméstico infantil, que pese a ser una actividad informal, afecta el desarrollo, además de los derechos de las niñas, menores, y niños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s